Friedrich Nietzsche

L'État , c'est ainsi que s'appelle le plus froid des monstres froids et il ment froidement, et le mensonge que voici sort de sa bouche : « Moi, l'État, je suis le peuple. »

Maxime Gorki

Le mensonge est la religion des esclaves et des patrons

dimanche 24 octobre 2010

El Siglo Malvado 12
Iossif Vassirionovitch Djougashvili - III

Mi nombre es Fanya Kaplan. Hoy, le disparé a Lenin. Lo hice de motu propio. No revelaré quien me consiguió el revólver. No daré ningún detalle. Hace mucho tiempo que decidí a matar Lenin. Le considero un traidor a la revolución. He sido exiliado a Akatui por mi participación en una tentativa de asesinato contra un funcionario del Zar en Kiev. Pasé allí once años de trabajos forzados. Me liberaron después de la revolución. Estaba a favor de la asamblea constituyente y todavía lo estoy.
- Fanya Kaplan poco antes su ejecución el 3 de septiembre de 1918.

Los tribunales no deben frenar el terrorismo bolchevique. Sería una apariencia falsa; deben más bien, en principio, garantizar y legalizar claramente el terrorismo, sin mentiras y sin florituras.
- Lenin, 1918


Los reformadores de Smolny no se preocupan por Rusia. Sacrifican a Rusia a sangre fría en el nombre de la revolución europea y mundial. En tanto me sea posible, intentaré acercarme al proletariado ruso para decirle: “Os llevan a la destrucción! Se sirven de vosotros en el marco de un experimento inhumano.”
- Máximo Gorki, abril 1918


-III-
El Caos



Gobierno provisorio, muy provisorio

Asistimos pues a una revolución popular a principios de 1917, financiada en gran parte por el Kaiser Willhelm II, el monarca de Alemania, con la cual Rusia está en guerra desde 1914. El pueblo va a las barricadas por todas partes en el imperio Ruso y en algunas semanas, el Zar es derribado. En febrero, onda de choque en el mundo entero: el Zar es derribado. Una coalición abigarrada toma el poder (campesinos, izquierda moderada, socialistas revolucionarios, reformistas de derecha, burguesía, etc.), llevada por los Mencheviques de Kerenski cuyo gobierno provisional se apresura a establecer una asamblea, a preparar elecciones, a elaborar una constitución, total de instituír lo que el pueblo, disgustado por la sorda brutalidad monárquica, reclama. Con el Zar derribado, el ejército Ruso, siempre en guerra, es desorganizado y sufre derrota tras derrota. Es un éxito para Alemania.

Sin embargo, el verdadero hombre del Kaiser no es Kerenski, sino más bien el jefe indiscutible de los Bolcheviques, Vladimir Illitch Ulyanov, mejor conocido bajo el nombre de artista de Lenin. El pacto entre el Kaiser y Lenin es simple. El primero financia a los Bolcheviques y el segundo promete firmar una paz inmediata con Alemania, en condiciones ventajosas para ésta. Una vez bien sentado en el trono, Lenin se compromete en reembolsar a su buen amo alemán hasta usando fondos del tesoro nacional Ruso.

A propósito de ésto, el 3 de diciembre de 1917, Richard Von Kuhlmann, ministro alemán de los Asuntos Exteriores:
"Fue sólo cuando los bolcheviques comenzaron a recibir de nosotros un flujo constante de dinero por canales diversos y bajo nombres diversos, cuando pudieron asegurar la perennidad de su periódico principal, el Pravda, embarcarse en una propaganda enérgica y extender considerablemente la base estrecha de su partido. Ahora, los bolcheviques están en el poder. […] necesitan la paz para fortificar sus posiciones. […] la firma de una paz separada representaría la realización del fin militar buscado y particularmente la ruptura entre Rusia y sus aliados. "1


Que hacen?

Es interesante notar a posteriori las actividades de algunos héroes revolucionarios míticos en el curso del invierno de 1917.


Lenin, de pie entre las balas que silban, bandera roja hecha girones en mano, un cuchillo entre los dientes y una granada en el … ¿Um? … Eh … De hecho … Illitch Ulyanov la pasa dulce en Zurich, Suiza, en momentos en que los revolucionarios arriesgan sus vidas en las calles y se enfrentan a la policía del Zar. En un tren especial el Kaiser hace transportar a Lenin (su arma secreta) a través de la Alemania en guerra, en compañía de 40 de sus colaboradores próximos, que pasan luego por Suecia y Finlandia. No arde el lago, parece decirse este Suizo por adopción. Y sería mal visto por el pueblo Ruso que estos revolucionarios simplemente atraviesen el frente alemán para ir a casa. ¿Por qué pasar por Suecia? Lenin tiene pleno acceso a una cuenta de la sociedad Nestlé en Estocolmo en 1917. El asunto es revelado más tarde aquel año por el periódico Jivoe Slovo. 2


¿León Trotski, el bueno, el valiente, porfiado Trotski, mi ídolo de juventud, dónde está pues? Siempre lo imaginé encaramado sobre el tejado de una casa, en tren de llevar el asalto contra capitalistas feos y reaccionarios, apartando los obuses con una mano y sosteniendo los heridos con la otra … Oh. Um. Hecha la comprobación, nooo, no completamente. León Trotski, durante la revolución, se encuentra en … ¡Nueva York! Ha sido recibido en Wall Street por un grupo de banqueros interesados en ciertos aspectos del socialismo. Enterándose de la noticia del levantamiento menchevique, toma un transatlántico hacia la madre patria en compañía de 278 "Bolcheviques". ¡Preocupación! Su buque es inspeccionado en Halifax por el orgulloso gobierno canadiense, no al tanto de las nuevas sutilezas del capitalismo, convencido que un buque lleno de revolucionarios comunistas constituye una buena presa. Es la intervención directa del gobierno Estadounidense que les permitirá a los Bolcheviques de Nueva York retomar el camino. 3


¿Sin embargo, uno de tres grandes nombres del espectáculo soviético ciertamente debió desempeñar un papel nada despreciable en la revolución Rusa, no? ¿El pequeño Iossif, no? De pie sobre un tanque arenga a los obreros, solo frente a la artillería imperialista, triunfante en la cumbre sangrienta de una prosaica colina, un Gatling al hombro y tres madres afligidas de rodillas a su lado… ¿No? ¡Um! … ¿Pero dónde está nuestro héroe, entonces? ¿El bello Iossif Djougashvili? De hecho, liberado del exilio por la caída del régimen, vuelve lo más pancho a San Petersburgo y regresa al periódico de la Okhrana que lo empleaba antes, Pravda, en lo sucesivo financiado por el Kaiser alemán ********. Así como toda la estructura de la policía secreta del Zar es disuelta y que Malinowski no está más entre sus piernas (encarcelado en un campo en … Alemania), nuestro pequeño Koba está a sus anchas en el periódico. 4-5

Al igual que varios agentes de la Okhrana, nuestro pobre pequeño Iossif se encuentra sin trabajo verdadero y debe sentirse muy débil y abandonado, él a quién se dejó enmohecer cuatro años en un hoyo perdido. Numerosos veretanos de la policía del Zar quedan en sus puestos de dobles agentes y juegan el juego tanto tiempo como posible entre los revolucionarios victoriosos. Pero para quien quiere ocuparse en reenviar al ascensor en tiempo y lugar, las oportunidades no faltan. De hecho, ciertos detalles permiten sospechar que los amigos poderosos de Iossif Vissarionovitch Djougashvili no lo olvidaron y que en 1917, el pequeño georgiano figura siempre en sus planes a largo plazo.



Wall Street ve rojo


Mucha gente simpática se encuentra justamente en la capital en el curso de los meses que siguen al levantamiento. Entre ellos se distinguen algunos norteamericanos más bien provistos que han decidido, corazón en mano, movidos por sentimientos progresistas y solidarios, venir a ofrecerle su ayuda a la sufrida población.

Mayormente forman parte de las misiones sanitarias por cuenta de la Cruz Roja estadinense. Los principales financieros del organismo incluyen a J.P. Morgan (banquero y humanista), E.H. Harriman (barón del ferrocarril y humanista) y Cleveland H. Dodge (banquero y financiero del presidente Wilson). El Consejo de administración comprende al director Henry P. Davidson (socio de J.P. Morgan), asistido por Harry Hopkins, amigo del alma de Averell Harriman y futuro Secretario de Estado del presidente Franklin D. Roosevelt, Juan D. Ryan (Anaconda Copper), Jorge W. Hill (American Tobacco), M.P. Murphy (Guaranty Trust) e Ivy Lee (jefe de relaciones públicas de Rockefeller). Todos ellos evidentemente embarcados en la lucha solidaria humanista por el bien y la salud de los pueblos. Los costes de la misión en Rusia son totalmente pagados por William Boyce Thompson, director del Federal Reserve Bank de Nueva York. La expedición comprende veintinueve miembros, de los que siete son médicos. Otros son hombres de negocios, banqueros y abogados, entre los que están: Andrews (Liggett Tobacco y humanista), Barr (Chase Manhattan), Nicholson (Swift), Swift (Swift) y Corse (National City Bank).

Este grupo de filántropos se apresura a ayudar al gobierno revolucionario de Kerensky y le pasan 10.000 rublos (en dos pagos), para aliviar los sufrimientos de los pobres refugiados. Al mismo tiempo, no es sólo la población que sufre. ¡Los Bolcheviques también necesitan ayuda! Thompson, de la Federal Reserve, rasca el fondo de su bolsillo y llega a encontrar una pequeñez para ofrecerle a Lenin: la módica suma de un millón de dólares (aproximadamente 2,5 miles de millones en dinero de 2009). 6


Lo que es verdaderamente emocionante con los grandes gestos del corazón, es que son contagiosos. Otra misión es organizada, ésta por Edgar L. Marston y John D. Rockefeller. ¡Es la Navidad bolchevique! Anaconda Copper Mining ofrece 1.500.000 dólares, General Electric 1.000.000 de dólares y la fundación Rockefeller provee un sobre discrecional con 5 millones de dólares. 7


En agosto de 1917, los últimos miembros del personal médico de la misión dejan Rusia, pero los banqueros, ellos, se quedan. Están en pleno trabajo. ¿Qué preparan pues? Trabemos primero conocimiento con algunos de los generosos banqueros gracias a quienes el pobre pueblo Ruso está a punto de conocer por fin algunos años de felicidad y de tregua.



William Boyce Thompson


Lo que me apasiona es tomar una causa desesperada para transformarla en un éxito.
Considerado entre los mejores promotores de capital minero de su época, administró las operaciones bursátiles de los Guggenheim antes de la primera guerra. Su talento extraordinario para la manipulación de las existencias mineras le permite ganar una fortuna. Se especializa en cobre y dirige por lo menos tres de las principales productoras de cobre de los Estados Unidos (nota bene: el cobre es un elemento esencial en la fabricación de municiones). Dirige al mismo tiempo dos compañías importantes de ferrocarril, así como la aseguradora Metropolitan Life. Forma parte de los principales accionistas del Chase National Bank de Rockefeller y es a él que se confía la dirección de la Federal Reserve de Nueva York en el momento de su creación.

Una vez asegurado el éxito del golpe de estado bolchevique, Thompson deja San Petersburgo y parte en una gira de las principales capitales, dónde defiende la causa de los golpistas soviéticos ante los jefes de estado y los grandes banqueros.

Cornelius Kelleher, asistente de Thompson, dice sobre el jefe médico de la misión: "este pobre señor Billings creía dirigir una misión científica de ayuda humanitaria en Rusia. No era nada más que una máscara - la fachada "cruz roja" de esta misión no era nada más que eso, una máscara. " 8



Basil Zaharoff


Primero niño de la calle, pequeño proxeneta y mercader de moneda falsa antes de hacerse vendedor de armas, este griego nacido en Turquía y naturalizado francés recibió los sobrenombres de Mercader-de-la-muerte, Rey-de-las-armas, Camarada-muerte. Populariza la ametralladora Maxim y se integra en la inmensa industria Vickers, que arma ambos lados en la guerra Ruso-nipona de 1905, entre otras cosas. Es él quien construye el inmenso complejo industrial-militar de la ciudad de Tsaritsine en Rusia, que será evidentemente el sitio de una de las batallas más mortíferas de la segunda guerra mundial, bajo su nuevo nombre de Stalingrad.

Se encuentra objetivamente vinculado a Jacob Schiff y a Churchill además de haber sido un próximo de Lloyd Jorge y Aristide Briand. Caballero de la legión de honor en Francia, Sir en el Reino unido, hecho barón debido a su gran riqueza. Habría invertido 50 millones de libras en propaganda en el curso de la primera guerra mundial, una fracción de sus utilidades. Su biógrafo menciona que los jefes aliados de estado no podían planificar una operación mayor sin consultar primero a Zaharoff.

En 1917, desvía cargas de armas destinadas al gobierno provisional ruso y se las entrega a los Bolcheviques, además de hacer presión sobre el primer ministro Británico Lloyd George para que tome partido a favor de éstos últimos.

Después de la primera guerra, Zaharoff se contenta con fomentar guerras más pequeñas entre estados menores y se lanza a la aventura petrolera, creando la futura British Petroleeum. 9 10



Lord Alfred, primer vizconde de Milner

Nacido en Alemania y descendiente de un gobernador de la Isla del Príncipe Eduardo, estudia en Londres donde quema etapas en su ascenso del escalafón de la alta administración pública. Se distingue por su visión humanista y generosa en África del Sur, dónde pone en marcha la segunda guerra de los Boers, en el curso de la cual innova acorralando a los civiles en recintos novedosos, verdaderos antepasados de los campos de concentración. 35.000 mujeres y niños perecen allí, lo cual permite la unificación de África del Sur bajo la bandera imperial británica.

A su vuelta de África, deviene presidente de la minera Rio Tinto (cobre, sulfitos), controlada por el Banco de Alemania, la cual dirige durante 20 años. También preside el banco Midland y forma parte de los fundadores de la sociedad The Round Table, esencialmente un club de cándidos conspiradores imperialistas. Es allegado del fabricante de armas Basil Zaharoff, de Vickers, (gran consumidor de cobre).


Es parte de los autores de la declaración Balfour en 1917, documento precursor del advenimiento del estado de Israel. Está físicamente presente en San Petersburgo, en febrero de 1917, en el momento del levantamiento menchevique. Es secretario de las Colonias en 1918, lo que lo hace signatario del infame tratado de Versalles en nombre del reino británico. Allegado de Henry Ford, impone los tractores Ford en Inglaterra.


Dice sobre sí mismo: "soy un nacionalista, un cosmopolita. Soy un nacionalista británico. Si además soy imperialista, es porque el destino de la raza inglesa, debido a su posición insular y debido a su larga supremacía naval, llegó a echar raíces en diferentes continentes. Soy un imperialista, y no un partidario de una pequeña-Inglaterra porque soy un patriota de la raza británica ". 11 12



Raymond Robins


Un miembro importante de la misión es el asistente de William B. Thompson, este millonario del Klondike; se hizo militante "socialista" en 1912 por el contacto con Franklin Delano Roosevelt. Cuando Thompson deja Rusia el 4 de diciembre de 1917 para regresar a sus negocios, Robins lo reemplaza en la dirección de la misión. Envía entonces un cable a Washington que dice: " (…) El reconocimiento de los Bolcheviques es urgente, habría que haberlo ofrecido inmediatamente (después del golpe de Estado – N.delA.) y si el gobierno estadinense hubiera procedido de este modo, ya estaríamos en control de los recursos rusos y tendríamos oficiales de control en todos los puestos fronterizos. "

Después de la caída del gobierno Kerensky, el Coronel Robins regala al Ejército Rojo de Trotski varias centenas de millares de cajas de leche condensada destinadas a los niños de pecho hambrientos 13


Felix Djerzinski, director y fundador de la Tchéka, el ancestro de la KGB, dice sobre Robins: "Robins fue el más grande y más leal amigo de los Bolcheviques entre todos los extranjeros que se hallaban en Rusia en la época. Era el único que comprendía nuestros objetivos y simpatizaba completamente con nosotros y sostenía nuestro gobierno. Le consagramos la más alta estima."

Un telegrama de Robins enviado a Thompson, el 23 de enero de 1918:
"Gobierno soviético más fuerte que nunca. Poder y autoridad muy consolidados por disolución de la Asamblea constituyente (...) Es mi deber insistir fuertemente sobre importancia de pronto reconocimiento de la autoridad bolchevique (...) estamos totalmente de acuerdo sobre este punto ". 14


W.L. Saunders


Es parte de los directores del Federal Reserve Bank. Escribe al Presidente Wilson el 17 de octubre de 1918 que él "simpatiza con la forma de gobierno soviética", pretendiendo al mismo tiempo "estar de alguna manera motivado por la perspectiva de echarle mano al comercio mundial después de la guerra ". 15



Jacob H. Rubin


Otro financiero estadounidense, miembro de los Francmasones y del B' nai Brith, Jacob H. Rubin sostendrá a los Bolcheviques en Odessa en 1920. Nacido en Rusia, todavía habla la lengua cuando va allá. Es asociado del Unión Bank de Milwaukee y de Provident Loan Society de Nueva York, de la cual P.A. Rockefeller y Mortimer Loeb Schiff (hijo de Jacob Schiff y fundador de los Boy Scouts de América) eran importantes accionistas. También es a cubierto de una misión falsa de la Cruz Roja que este antiguo miembro del partido socialista va a Odessa para sostener allí la invasión del Ejército Rojo. En cierto momento, la luna de miel entre él y los bolcheviques se acaba. Tres años más tarde, después de haber enmohecido en las prisiones soviéticas, Rubin vuelve a los Estados Unidos y declara: " Jamás ningún gobierno fue tan despótico como el que reina actualmente sobre el pueblo pobre de Rusia por un sistema de terrorismo. Quienquiera pretende hoy que el pueblo es bien tratado bajo los soviéticos es un simple mentiroso. " 16 17



Max May


Es el alemán Max May, vicepresidente de Guaranty Trust (uno de los bancos de Morgan), quien será el primer presidente del departamento extranjero del banco soviético Ruskombank. El 10 de enero de 1918, Guaranty Trust anuncia que Max May no ocupará más un escaño en el consejo de administración hasta el fin de la guerra. El banco declara al New York Times que el patriotismo de Max May no está en cuestión, justo él que se hizo ciudadano estadinense. Recordamos que "el señor May no tiene igual en el dominio del intercambio internacional, pero que pidió ser relevado de sus funciones por el período que dure la guerra, a lo que el consejo no pudo oponerse". Nos enteramos en el mismo artículo que en 1918, Max May mueve veinte millones de dólares al día y que sus intercambios anuales suman seis mil millones (en dinero de la época). 18



Thomas W. Lamont


A la cabeza del Guaranty Trust de J.P. Morgan. Forma parte de los financistas próximos al presidente Wilson y fundadores de la Federal Reserve. Forma parte de la delegación estadinense en la conferencia de paz de París. En el curso de los años siguientes, es consejero financiero allegado a Benito Mussolini además de arreglarle un pago de 100 millones de dólares en 1926. 19 20



Otto H. Kahn


Director de la American International Company (un holding que reúne a Morgan y Rockefeller). Se junta a Schiff y Warburg para exigir a Wilson ayuda financiera para los Bolcheviques. Algunos años más tarde, alaba abundantemente la Italia mussoliniana ante los inversores estadinenses, en el mismo momento en que AIC inyectaba extraordinarios capitales en la Rusia soviética. Nos volvemos miembro del Council Foreign Relations en 1928. 21



Ivy Lee


Es el responsable de las relaciones públicas de Rockefeller. Asombrosamente, es encargado de vender el bolchevismo en los Estados Unidos en el curso de los años 20.


Julius Hammer


El puesto de director de finanzas del Soviet Mundial es ostentado por Julius Hammer, que desembarca de Rusia y deviene uno de los líderes socialistas de Nueva York. Su familia mantendrá lazos íntimos con los soviéticos a partir de 1917. Su hijo Armand Hammer será el director de la Occidental Petroleum Corporation.


Felix Frankfurter


El Austríaco Felix Frankfurter, protegido de Jacob Schiff (el banquero que armó a Japón en su guerra contra Rusia en 1905), desempeña un papel importante en el Soviet Mundial de Nueva York y será nombrado más tarde juez de la Corte Suprema de los Estados Unidos por Franklin Delano Roosevelt. Amigo por toda la vida de Walter Lippmann. Fue uno de los fundadores del American Jewish Congress y tuvo asiento en la Conferencia de Paz de París como delegado Sionista.


Completemos la lista con un personaje muy asombroso, del cual la historia perdió un poco el rastro, lo que es muy lamentable en opinión del autor.


Ludwik Christian Alexander Karl Martens


Karl Gustav Adolf Martens, el papá de Ludwik, es un industrial alemán muy rico que opera una de las fábricas más grandes de acero del mundo, situada en Kursk, Rusia, en la frontera con Ucrania. Ludwik Martens conoce a Lenin en la universidad de San Petersburgo en 1893, donde son camaradas… de clase, y se une a los marxistas. Arrestado por sus actividades sediciosas y deportado a Alemania en 1899. Emigra luego a Londres en 1906.

La guerra prorrumpe en 1914, oponiendo la Rusia del Zar a la Alemania del Kaiser. Pequeña preocupación: en 1915, los rusos sospechan a Martens de trabajar contra ellos por cuenta de su madre patria y confiscan la fábrica familiar. En 1916, Ludwik se traslada de nuevo, esta vez a Nueva York, dónde se integra al medio dinámico (y humanista) de los banqueros de Wall Street.

En 1917, Ludwik es vicepresidente de una empresa de ingenieros cuyas oficinas están situados en el 120 de la calle Broadway en Nueva York. Dos años más tarde, en 1917, Ludwig Martens forma parte de la expedición de 278 rusos que dejan los Estados Unidos en compañía de León Trotski, luego del anuncio del éxito de la revolución de febrero de los Mencheviques.

No sabemos gran cosa de sus actividades en Rusia a cubierto de la misión humanitaria de la Cruz Roja. Sin embargo es posible deducir en qué consistían sus proyectos, ya que tenemos la posibilidad de conocer la continuación. Los Bolcheviques derriban pues al gobierno elegido en diciembre de 1917 y Martens se afana entre ellos como miembro completo del movimiento soviético.

Una vez los soviéticos bien emplazados, Martens vuelve a Nueva York en 1919 para fundar el Soviet Mundial con fondos del Guaranty Trust, uno de los bancos de JP Morgan. Es este estadinense británico de origen alemán quien deviene entonces embajador ruso no oficial en los Estados Unidos. Establece su embajada en Wall Street, Nueva York, más bien que en Washington. Acorralado, el departamento de Estado indaga las oficinas del Soviet Mundial y Martens es convocado por el subcomité del Congreso de Asuntos Exteriores, el primero de febrero de 1920. Es sospechado de fomentar una revolución bolchevique en los Estados Unidos.

Testifica ante el subcomité que la propaganda de su organización jamás se apuntó a los radicales o al proletariado y que al contrario, sus esfuerzos están esencialmente concentrados del lado de las grandes empresas tales como Guaranty Trust, Chicago Packers, United Steel, Standard Oil, Swift, Nelson Morris, American Steel, International Harvester, etc. Declara en esa ocasión que las más grandes corporaciones estadinenses apoyan al gobierno soviético. La investigación que sigue corrobora muy claramente sus declaraciones, a pesar de las fuertes denegaciones y mediáticas de los grandes industriales. Agobiado por el expediente del departamento de Estado, Martens es deportado a la Unión Soviética en 1921.

De regreso en Rusia, ve a sus amiguitos bolcheviques ofrecerle la dirección del Soviet Supremo de la Economía Nacional, luego la dirección de Glavmetal, el monopolio estatal del… acero! Es en calidad de ésto que muy rápidamente hereda la dirección de la antigua fábrica de acero de su papá en Kursk, que tiene oportunidad de modernizar y transformar totalmente en una de las más inmensas canteras de hierro y de acero del mundo.

Con el objeto de evaluar su importancia, recordemos que una de las batallas más grandes de la historia de la Humanidad se efectua en Kursk, en 1943. Los estados mayores rusos y alemanes van a arriesgar todo por este objetivo, defendido con éxito por Stalin, pero al precio de sacrificios demenciales y apenas creíbles: ¡250.000 muertos y 650.000 heridos, es decir pérdidas de cerca de un millón de hombres! Esto será el punto de inflexión, el clavo en el ataúd de la campaña de Rusia. El submarino más grande jamás construido ha sido bautizado Kursk, hundido en circunstancias turbias de las que aún no se conoce el fondo.

Ludvik Martens pasa el resto de sus días en la cumbre del Estado soviético y forma parte de los escasos dirigentes "Bolcheviques" que logran evitar todas las purgas de Stalin sin mayor preocupación. Es enterrado en el cementerio honorífico de Novodevichy, donde es vecino de gusanos de Gogol, Chéjov y Rubinstein. Un poco más, y le hacíamos sitio en el mausoleo, en el Kremlin. Un verdadero cuento de hadas.

Detalle divertido, es en 1917, en el curso de la estancia de Martens en Rusia, que nuestro querido Iossif Djougashvili abandona todos sus seudónimos en provecho del de Stalin y acomete su ascensión fulgurante hacia la cumbre del gobierno soviético. Stalin quiere decir acero, en ruso. 22 23 24 25 26 27 28 29


La continuación del bello programa


Izvestia es fundado el 13 de marzo de 1917. El 15 de marzo, abdicación del Zar. Los Menchevques cumplen su promesa y organizan elecciones. La elección nacional es un pequeño desastre para los Bolcheviques, que obtienen sólo 175 asientos de los 707. Es el Revolucionario Social Viktor Tchernov quien es elegido presidente de la asamblea. La paciencia de Lenin y de Wall Street está agotada.

¡Tanto peor! Entre el 6 y el 8 de noviembre, el grupo de Lenin procede alegremente a su golpe de Estado y desplaza al gobierno elegido sin forzar demasiado las cosas. Es de éstas tres pequeñas jornadas que habla desde entonces la Historia oficial cuando menciona, con voz trémula, "la revolución de octubre ".

¡El gobierno de los golpistas bolcheviques se apresura luego con una energía vibrante! La sede del gobierno es desplazada de San Petersburgo a Smolny. El Nacional City Bank de J.P. Morgan es eximido en el decreto de nacionalización de los bancos firmado por Lenin en el momento de su toma del poder. A la primerísima sesión del gobierno bolchevique, Lenin convoca a Dukhonin, general en jefe del ejército Ruso, para exigir negociaciones inmediatas con vistas a una paz con Alemania. ¿Se niega? Es ejecutado.


El 17 de noviembre, censura global sobre todo el territorio ruso: el control de todas las publicaciones es asumido por los Bolcheviques, que le confían pronto la información a un monopolio de dos periódicos, Izvestia y … Pravda. La Tcheka (policía secreta) es instaurada en diciembre, dirigida por Felix Djerzinski. Cosa muy extraña, comprende entre otras cosas a 500 nacionales chinos, a quienes se confía las ejecuciones sumarias. El 25 de noviembre, León Trotski se burla de los Mencheviques cuando se retiran del consejo de los sovietes: "ustedes son unos individuos lastimosos y aislados, están arruinados, vuestro papel está cumplido. Vayan a ocupar el sitio que les pertenece en lo sucesivo - en el cubo de la basura de la historia".

Un informe del departamento de Estado de los EE.UU. fechado diciembre de 1917 advierte que el gobierno de Smolny (cuartel general bolchevique) está bajo control absoluto del Estado Mayor alemán y que varios o hasta una mayoría de los Bolcheviques vienen de los Estados Unidos. Sin embargo, el 28 de noviembre, el presidente Woodrow Wilson había ordenado la no intervención contra el golpe de Estado bolchevique en preparación. Luego, asombrosamente, el 12 de diciembre, Wilson autoriza al secretario de Estado Robert Lansing a ayudar financieramente al movimiento contra-revolucionario del general Kaledin, cuya rebelión cosaca y monárquica destabiliza al gobierno revolucionario de Kerensky y de los Mencheviques.

El 14 de enero, una primera tentativa de asesinato contra Lenin aborta (cometida por hombres armados no identificables). La asamblea constituyente es clausurada por los Bolcheviques el 19 de enero de 1918. Los guardias rojos abren fuego sobre los manifestantes. Veinte de ellos perecen. La oposición es echada en la cárcel.

El 3 de marzo de 1918, la delegación bolchevique firma el tratado de Brest-Litovsk, cediendo Polonia, los Estados Bálticos, Ucrania, Finlandia y la Besarabia, más un orillo entre Kars y Trebisonda que va a lo largo de la frontera Turca, un total de 62 millones de ciudadanos. Una cláusula secreta es añadida según la cual Lenin les devuelve a los alemanes 90 toneladas de oro, lo que en principio nos da una idea de los fondos provistos por el Kaiser para favorecer el aumento del poder de los Bolcheviques. Ulcerados por el tratado, los Socialistas Revolucionarios se retiran de la coalición Bolchevique. Inmediatamente son perseguidos. Varios líderes importantes de la revolución dimiten: Bukharin, Bubnov, Piatakov, Dzherzhinsky, Smirnov y el jefe de la Tcheka de San Petersburgo, Moisei Uritski. Un congreso extraordinario del partido Bolchevique es convocado el 6, 7 y 8 de marzo. Uritski retoma su puesto en la Tcheka cuando la guerra civil estalla, el 25 de mayo.


En julio de 1918 el Zar y toda su familia, mujer e hijos incluídos, son ejecutados.

El 30 de agosto, doble atentado, contra Uritski en San Petersburgo y Lenin en Moscú. El primero deja allí la vida y el segundo es herido gravemente. Stalin propone entonces el terrorismo rojo, para atacar a los responsables. Desde septiembre, cerca de 790 funcionarios son ejecutados por la Tcheka. Una ola de brutalidad inaudita sumerge entonces a la oposición. Torturas, palizas, amputaciones, violaciones para los afortunados. Otros son matados, ahogados, enterrados vivos, recortados con arma blanca, congelados … Los archivos oficiales soviéticos tienen en cuenta 12.733 ejecuciones entre 1918 y 1920. El historiador Orlando Figa habla de cerca de 300.000 asesinatos.


Un número impresionante de socialistas y de Bolcheviques comprenden que han sido traicionados y toman las armas. Es el Ejército Verde, sutilmente borrado de la historia oficial, a pesar de sus 130 divisiones. Los Ejércitos Blancos, monarquistas, reaccionarios, reciben tratamiento preferencial en los medios de información capitalistas occidentales. Una fuerza de invasión estadinense se apodera de Archangelsk, en el extremo Norte, mientras que los británicos se comen la perla negra, Bakú, en el Sur. Guerras, ejecuciones de masa, rebeliones, hambrunas, epidemias, todo el imperio se descompone en una charca inmensa e infecta de sufrimiento y de muerte, afectando las vidas de centenas de millones de personas. El progreso no se detiene.





—————
Fuentes:



1 Z.A. Zeman, Germany and the Revolution in Russia, 1958

2 S. Passony, Der Monat, 1954.

3 Wall Street and the Bolchevik revolution, Antony Sutton

4 Roman Brackman, Staline agent du Tsar

5 Larousse http://www.larousse.fr/ref/personnage/Iossif-VissarionovitchDjougachvili_138847.htm

6 Washington Post, 2 février 1918

7 NY Times, 22 juin 1917

8 George F. Kennan, Russia Leaves the War

9 Encyclopedia Britannica, http://www.britannica.com/EBchecked/topic/655380/Sir-Basil-Zaharoff

10-11 Wikipedia

12 Wall Street and the Bolchevik revolution, Antony Sutton

13 NY Times, 27 juin 1920

14 Wall Street and the Bolchevik revolution, Antony Sutton

15 Archives du Département d’État citées par Sutton

16 Connecticut Biographies Project

17 New York Times, 21 décembre 1920

18-19 Wall Street and the Bolchevik revolution, Antony Sutton

20 Eustace Mullins, Secret of the Federal Reserve

21-22 Wall Street and the Bolchevik revolution, Antony Sutton

23 The Great Soviet Encyclopedia
24 Tutor Gig Encyclopedia, http://www.tutorgig.com/

25 Absolute Astronomy, http://www.absoluteastronomy.com/topics/Ludwig_Martens

26 Wikipedia

27 Ludo Martens, Un autre Regard sur Staline,1994

28 The Harvard Crimson, 18 décembre 1920

29 Boris L. Brasol, The World at the Crossroads, 1921




Traduction : Rolando Lequeux

Aucun commentaire: