Friedrich Nietzsche

L'État , c'est ainsi que s'appelle le plus froid des monstres froids et il ment froidement, et le mensonge que voici sort de sa bouche : « Moi, l'État, je suis le peuple. »

Maxime Gorki

Le mensonge est la religion des esclaves et des patrons

dimanche 4 juillet 2010

El Siglo Malvado 3
Samuel Colt y los armeros

La buen gente de este mundo están muy lejos de estar satisfechos los unos con los otros y mis armas son las mejores pacificadoras
Sam Colt, 1852


Sam Colt era el Bill Gates del siglo 19. Lo que inventó, en realidad, era sobre todo su propio mito, su personaje. Samuel Colt es el prototipo del inventor del futuro, el del siglo malvado, el inventor que no inventa nada. El creador sin creatividad, el demiurgo que, extrañamente, pondrá inversamente en el mundo máquinas de muerte… El creador que destruye.

La anécdota mediática, retomada mil veces, por tanto más verdadera que el sol en medio del cielo, quiere que Samuel Colt, durante un viaje en barco a vapor, haya inventado el revólver. Habría observado largamente el movimiento de la rueda de paletas, lo que le habría dado la prodigiosa idea que le dará renombre.

De hecho, este viaje lo había llevado a Calcutta, en 1830. En esa época, un arma hacía furor entre los oficiales británicos apostados en la India, un revólver inglés a repetición que utilizaba un sistema de barril, INVENTADO por Elisha Hayden Collier y patentado en Londres en… 1818!… Su invento había sido inspirado en un prototipo francés más bien común en las armerías reales de Luis XIII, datando de principios del siglo 17! Que no quede por eso!… Hot damn, there’s top dollar to be made!… El mito del industrial genial se busca sus Mozarts y serán sobre todo los armeros, los Colt, Remington, Winchester y Gatling, que la segunda mitad del siglo retendrá, quizás porque la capacidad de matar a gran escala da al hombre un aspecto casi divino a los ojos de esta pequeña jilipolla que es la Historia.

Samuel Colt se hacía llamar Coronel, sin que se supiera mucho en qué ejército pretendía haber servido. Su asociación con Walker le trajo fortuna y gloria. Seguidamente cultivó cuidadosamente sus contactos en el gobierno y no dejó pasar ocasión de ofrecer a un ser poderoso un bello regalo enchapado en oro (dedicó 2.500 cofrecitos durante su vida). Colt armó ambos bandos durante la guerra de Crimea (Británicos, Rusos, Turcos). Armó frecuentemente ambos lados en el curso de las innumerables guerras de independencia, de unificación, de sucesión, que sacudieron Europa durante la segunda mitad del siglo 19 (Italia, Francia, Prusia, Austria, etc.) Incluso armó ambos bandos durante la guerra de exterminación de aborígenes. Todos los demás siguieron el mismo camino. Smith & Wesson equipó igualmente a Rusos y Turcos (modelo ruso) durante la guerra de Crimea. Y Winchester armó ambos bandos durante la guerra de los Boers. Remington no se quedó a la zaga.

Un niño retardado comprenderá fácilemente el interés de los barones industriales de la nueva Armocracia de que se multipliquen los conflictos. Extrañamente, es exactamente lo que se va a producir.

Estos hombres del futuro habían comprendido que nunca lo que cuenta es la realidad, pero sí lo que recordarán de ella los nulos, y que sobre todo, en el póker no hace falta una buena mano, basta tener a todos los jugadores en la manga salvo el pollo a desplumar. Júzguese por ésta anécdota:

Los brillantes e innovadores ingenieros de Smith & Wesson quedaron atónitos en 1870 al ver su proptotipo futurista rechazado por el ejército americano. Proponían un revólver a repetición revolucionario, con balas de cartucho metálico, de carga por cañón basculante articulado, con eyección automática de cartuchos, mostrando facilidad de uso, durabilidad, precisión y potencia. Una pura maravilla de máquina de matar. De hecho, el tipo mismo de obra-revólver acabada, el verdadero buen gun, tal cual existe hoy, cerca de 140 años más tarde. Sin embargo, el ejército de los EE.UU. optó por un absurdo Remington de un tiro, totalmente desusado, y encargó 8000 de ellos! Cómo se deletrea soborno?

Finalmente, la verdadera innovación de la época fue sin duda la unión de la corporación, el estado y el ejército. Los descendientes de los barones de la América iban a impulsar la idea a su potencia máxima en el curso del siglo siguiente. Sus verdaderas obras maestras ya se preparaban. Iban a dar su verdadero impulso y sobre todo, su estética, al que llamo el Siglo Malvado.



—————
Fuentes
Les Armes de la conquête de l’Ouest ; Michel Lespart
Wikipedia
SimonPure Produtions : COLT: LEGEND & LEGACY (http://www.simonpure.com/colt.htm)
Connecticut Heritage (http://www.ctheritage.org/encyclopedia/topicalsurveys/colt.htm)

—————
Traduction : Rolando Lequeux

Aucun commentaire: